No recuerdo que año y mes fue, pero probablemente fue en el mes de Junio 2001 (por varias razones es casi imposible que fuera en otro año y del mes es un cálculo a ojo de buen cuberológico …). En esa época no estaba pasando por uno de mis mejores momentos. Incluso puedo decir que en cierto modo fue una época increiblemente complicada por una serie de factores externos a mi.

Tenía un ingreso pequeño semanal en algo relacionado con un sistema para el control de los prestamos a choferes foraneos en los locales que vendían naranjas en la central de abastos, y el proyecto se Había alargado bastante. Casa si había. Recuerdo que en julio o agosto de ese mismo año al bajarme de un autobús pisé mal, y era bastante doloroso caminar, así que los eventos que voy a comentar sucedieron después de abril 2001 y antes de agosto de ese mismo año.

Todos mis clientes de esa época habían tenido problemas. Por ejemplo, el ingreso regular como empresa lo estaba recibiendo antes de un cliente qye estaba en una de las calles destruidas por el metrobús, y cuandoel metrobús llego la gente dejó de pasar y ver la mercancía y mi cliente cerró. Unas perfumerías cerraron por otra razón y los proyectos en la Central de abastos habían funcionado de manera lateral, así que había un ingreso simple por dar mantenimiento a un sistema de inventarios de Melones (que tienen complicaciones tremendas en toma de inventarios, más que cualquier otra fruta).

Tenía yo entonces unos seis meses de tiempo en que no había salido nada serio, y en el mudno de las ofertas de empleo estaba el buzzword de asp.net (un sistema de programación con bastantes problemas) y yo me daba cuenta que no me convenía entrar a ese ecosistema porque no iba a llegar a ningun lado.

Así que además de hacer cosas tan bizarras como exportaciones de Paradox a Visual Basic o Clipper, el interés mental de lo que hacía en esa época era casi nulo. Leer y pensar. En la casa estaba mi computadora simple con Internet por teléfono, varios foros que yo moderaba, y creo que había en aquella época casi igual numero de perdidos en el espacio que ahora, solo que entonces estaban metidos en Myspace y sistemas de descargas de música.

Por cuestiones del tiempo entonces, tenía lo necesario para mis necesidades, mas un pequeño extra. Pero básicamente tuve que llegar al extremo de desconectar el refrigerador porque no estaba consumiendo yo lácteos, no tenía visitas y era tonto pagar luz por eso. Estaba cómodo. En aquella época mi alimentación era básicamente unos huaraches de bisteck cubiertos de queso fundido a la hora de la comida, sobres de avena Quackers que comía como botana y que no era necesario calentar ni cocinar (y al comprr por caja era ridículamente baratos), y chuletas de cerdo ahumadas, que compraba en una carnicería por alla 250 gramos de chuleta tres veces a la semana junto con unos paquetes de queso manchego de 100 gramos . Así que para fines prácticos, comía chuleta y queso manchego, a veces de postre pan con mermelada y leía.

Una vez a la semana iba a realizar una actividad necesaria con un cliente pequeño del otro lado de la ciudad (llamémoslo el cliente de los jueves), pero esa época me la pasé trabajando de lunes a domingo en la central de abastos con los clientes de las bodegass que llevaba siendo clientes desde unos dos años antes, y además los jueves iba yo a ver a ese cliente en otro lugar, por lo general a eso de las siete de la noche al salir de la central de abasto.

En esa época no tenía yo pareja.

Si tenía dinero extra, no mucho, pero lo suficiente para comprar uno que otro libro.

unos dos o tres meses antes de los eventos que voy a comentar, un día jueves especialmente pesado no me dio tiempo de comer y con las prisas me equivoqué de autobús y terminé por la zona de San Juan Ixcoatepec a eso de las ocho o nueve de la noche. Esa es la zona donde explotó una gasera en San Juanico. Al darme cuenta que no tenía idea donde estaba, me bajé de inmediato, me fijé en que camión venía para salir de ahi en sentido contrario si era necesario, pero con tan buena suerte que había un teléfono de monedas y le hablé al cliente para decirle que ese día iba al dia siguiente. Después de hacer la llamada me di la vuelta y había un pequeño local casi sin adornos donde vend=an pizzas caseras, al horno. En aquella época no se usaba lo de 2 * 1, y las pizzas grandes eran de 50 Pesos, y la verdad las pizzas me caían bien por la variedad. Empecé a ir seguido, tenían otras cosas de comida, como una orden de espagueti blanco decente a muy buen precio (causaba problemas a mi economía pero si era posible) y las siguientes semanas los jueves iba, me compraba mi pizza que era para mi cena y desayuno, y una orden de espagetti. Había otro autobús que me dejaba a cinco cuadras de mi casa por panteones. Una de las cosas que pensé era que en cuanto las cosas mejoraran, me iba a dar el lujo de pedir una de las órdenes de Ravioles , que de plano no era buena idea por gasto, y con la avena, las chuletas y el queso me bastaban.

Un jueves especialmente bueno, sabía que iba a recibir pago final (y pequeño) del cliente de los jueves, ya no tenía que volver a ir por allá. Por varias razones en esa época usaba un software de pendientes y en el estaba una nota para el Sabado de esa misma semana, escrita aproximadamente quince meses atrás.

El gran dia.

Sin meterme en demasiados detalles, unos años antes tuve fijada una fecha de boda, que hubiera sido ese sábado pero después que un tipo me buscó pleito, que resultó ser el exmarido de la dama, su hija no me pudo perdonar que a mano limpia dejara inválido a su padre en absoluta defensa propia. La relación terminó y yo no me casé. Salí de esa empresa unos ocho meses después, sucedió el proyecto de handheld del hotel nikko del que me salvé por mi previsión y empecé con lo de la central de abastos.

Fue una semana bastante rara. No me podía quejar de la situación (tenía dinero y trabajo seguro , casa propia, 29 años) pero recuerdo que pensé que había que hacer algo extra para ese fin de semana por lo que no fue. El viernes recibí una llamada de el cliente de las farmacias, pidiéndome que fuera al otro lado del país ese domingo tenía yo que salir a eso de las doce de la mañana para llegar allá a primera hora del lunes y arreglar su problema, y el sábado temprano lo veo en el centro , desayunamos, me dio un cheque y algo de efectivo (suficiente para llegar a la otra ciudad pero poco más) y me encontré pensando en que lo que debió ser el gran día era muy raro.

Como platicaba yo una vez con mi papá en Guadalajara, de la que me salvé. Al igual que entonces había hecho las cosas correctas por razones medianamente equivocadas (era algo mas simple , primigenio y radical no permitirme entrar en ciertos tipos de situaciones). Llegué el sábado a eso de las seis al lugar de la pizza, pensando que no me convenía comprar ahora lo de siempre porque no iba a estar al día siguiente, y me senté por fin frente al plato de ravioles.

Como era temprano y además era sábado mientras comía la señora y su hija se acercaron y empezamos a platicar. Les comenté que vivía solo, ysalió en la conversación que la hija de la señora tenía un local enfrente. Les comentaba que a lo mejor era la última vez que pasaba por allí, que andaba de paso ese día pero que mi cliente ya había terminado. Me empezaron a comentar sus desventuras cuando les comenté que prendieran la luz, eran las siete de pleno sábado.

No podían. Hubo un choque como a dos cuadras de allí y les dijeron que no iba n a tener luz hasta el dia siguiente.

Entonces les dije que su mercancía se les iba a echar a perder.

Y me dijeron que si no me ofendía si me hacían un regalito. Con el refrigerador descompuesto la mercancía se les iba a echar a perder.

Yo pensé mas ravioles.

Dije claro, no hay problema.

Y me trajeron un pastel pequeño y dos rebanadas . El local de la hija era una pastelería.

Lo que son las cosas.

Me comí las dos rebanadas y me fui con el pastel. Subiendo las escaleras de mi casa me preguntaba que iba a hacer con el pastel.

Dia surrealista.

Y en eso oigo a los vecinos de enfrente qye estaban subiendo las escaleras decir no le compraste nada ? No pero no debe tardar en llegar (una persona que venía de viaje) así que me voltee y les dije , perdón por la molestia, en el trabajo pensaron que era mi cumpleaños y me regalaron un pastel, nbo se ofenden si les regalo este ? yo vivo solo.

Gracias !

Aunque nunca supe que estrellas estaban en el cielo esos dias, No fue precisamente el gran día pero el pastel estaba destinado a pasar por mis manos.

Y me comí otra rebanada después.