A lo largo de los años he comprobado lo acertado de PD Ouspensky en uno de sus libros, cuando habla de “diablitos” que tratan de apartarnos de nuestro camino por lo que ellos piensan que es nuestro bien. Así que algunos que deciden no interferir ni ser interferidos encuentran en el mismo libro dos formas de evitar esa interferencia:

*      Pensando
*      Viviendo de manera honorable y duradera, sin atajos y sin caer en las trampas de los que tratan de apartarnos de nuestro camino.

Cuando empecé a entender los modos del mundo, antes de terminar la preparatoria, me di cuenta que nuestra sociedad se basa en el principio de los diablos, nos venden o enseñan cosas que no necesitamos y que no llevan a ninguna parte.

He tenido la suerte de aprovechar el contacto con algunas personas que piensan y hacen cosas, estando en contra del comercio. Me mostraron lugares por conocer, y las cosas que vale la pena proteger. Aprendí a defenderme de los modos del mundo, y como moverme por sus caminos sin usar a nadie; devolviendo siempre el golpe de manera que el mundo no se metiera conmigo, y protegiendo cosas reales, no letra muerta, ni palabras vacías.

No me interesa el mundo, ni las personas, ni el camino.

Tampoco los símbolos sociales ni religiosos.

Hay lazos que deben romperse, y hay lazos que no debes romper. Los lazos que conservas, son los que definen tus encuentros en el futuro. Uno elige a que se enlaza, y no puedes permitir que traten de enlazarte o usarte a cosas sin honor, lo que no tiene honor ni respeto, no tiene futuro, y uno debe volverse Prometeo.

Llega un día en que Prometeo debe romper las cadenas y devorar a los buitres.

Lo he sabido siempre.

Desde que tengo uso de razón me interesa conocer las preguntas que definen la experiencia controlada.

¿Que es una experiencia controlada?

La experiencia controlada puede ser mística o racional.

Mircea Eliade, autor de “Chamanismo y técnicas arcaicas del éxtasis”, pone la diferencia entre un hombre que puede llegar a un estado de conocimiento por si mismo, sin auxiliares como plantas. Ese estado, de encontrar conocimiento por uno mismo, te lleva a una conclusión brutal. Los “darse cuentas” son siempre personales.

Y la única experiencia es conocer la pregunta.

En varias tradiciones se plantea la existencia de dos opciones, la mas conocida es el Génesis cristiano, donde el viajero debe decidir entre el árbol de la vida, y el árbol del conocimiento. La única respuesta es comer de los dos.

Las respuestas a las preguntas sagradas, se contestan solas a aquellos que deciden no agachar la cabeza, ni mentir.

No elegir, significa comer del árbol que encuentres a tu paso. Ser un nómada. Elegir ambos implica ser resistente, a veces desear lo contrario, pero llevar contigo semillas de ambos frutos.

A lo largo del camino, del paseo, aparecen criminales, siendo los mas frecuentes fanáticos ciegos y profanadores de tumbas.

Pero también aparecen compañeros de viaje, personas que comparten valores e ideales, y que a su manera, están en contra de los traficantes de lo sagrado y profanadores de tumbas.

 

19 Aug 2004