Uno e los softwares mas idiotas que he visto era un software llamado BOB, de Microsoft, que era una versión ampliada del que luego sería el asistente clip de office. Yo en lo personal no podía creer ese software. En versiones de office que obligaban a tener un asistente, ponía un addon que cambiaba el clip por un perro (rocky.exe)

Estoy viendo con algunos clientes situaciones casi tan molestas como los clips del office en sus whatsapp / slacks. No puedes hablar de ciertas cosas pero resulta práctico quedarte callado cuando conoces por lo menos «mas que por encima» números. Hay números insostenibles. Corregirlos muchos años años después, o sea cinco o seis, es muchas veces imposible.

Mientras escribo, pienso un poco en el futuro y no puedo dejar de pensar en las personas que destruyen su vida solos.

En otros casos veo silencio radial.

Mi esposa acaba de leer el mago, de Fowles. Ya le pasé otro libro. Lleva como 48 libros en la pandemia.

Creo que la situación con las gasolineras va a mejorar poco a poco, lo que ofrecen es necesario. Con otros clientes no sé. Con el cliente problemático es 99% seguro que por lo menos a finales de junio sigo con el mismo ingreso, y eso es seguro y esté bien. El problema es que las situaciones de pandemia requieren que la gente se pongan metas, pero es muy fácil pedirle a otros «producir», y no pueden producir si no saben o no comen. Una especie de Feudalismo, quizá.

EN whatsapp de clientes he manejado un esquema similar al que hice en 2011 en la empresa de satélites donde estaban el «manager de sistemas» que se la pasaba en guitarra eléctrica y el primo de un socio que vendió lo que no era a un precio menor, por no entender ni el producto ni los límites.

En aquella época recuerdo que despues de una junta especialmente idiota de casi dos horas con seis personas, salí a mi lugar en un loft, edité uno de los cinco borradores que tenía listos, y en menos de medio minuto envié el resumen de la reunión que acababa de pasar. Completamente predecible.

Casi se infartan. Otra minijunta de 45 minutos. Regreso a mi lugar y mando otro de los ocho borradores de reserva de la posible junta secundaria, cambio un párrafo y lo mando con el nuevo resumen.

Me llama el director de esa empresa, persona decente. Y poco mas o menos me dice, si tienes razón, pero lo hiciste pedazos (al primo del socio). Tienes que pedirle disculpas aunque tengas razón.

Le digo, perfectamente calculado…. pero qué ? Oye Juan Gabriel y se emborracha, a poco quiere que le regale una botella.

Si, eso lo puede apreciar, me contestó.

Y le digo al director general. Ok, hablemos claro. Me esta diciendo que lo mejor para demostrarle a esa persona que «lo entiendo» es regalarle una botella de licor. Yo tengo mucha idea de tequila. Le parece bien que sin mucho aspaviento, compre una botella de tequila de buena calidad y se la regale como muestra de paz.

Si.

Ok. No va a funcionar como usted cree.


SIn meterme en detalles, por amistad con varias personas en una startup mexicana del que hice el sitio web por el 1999, y que hacían ciertas cosas de trámites de aduanas y de registros de marca, aprendí a distinguir los tequilas y mezcales buenos por detalles de la botella, o en degustaciones. A grandes rasgos muchas marcas famosas son BASURA aunque empezaron siendo buenas.

Esa tarde fui con mi esposa «la europea», y salí con dos botellas de una marca desconocida de alta calidad llamado Cava Antigua. Unos 60 USD cada una . Una se la di al director de la empresa, para que luego no le dijeran que era basura, y otra para el primo del socio, que se puso hasta atrás. «Por la junta del otro dia», dije.

Unas dos semanas después recibí una oferta de mi cliente problemático y me fui (no por lo oferta sino porque dos años despues querian de gratis que arreglarla algo que deje funcionando dos años antes, pero que pusieron en maquinas virtuales que ellos crearon de las que no tenían el password ni el código fuente para recuperar los datos ). Esa empresa ya no existe.