De regreso de la oficina de un cliente, iba en el metro y una dama preguntó en un silencio a medio camino:

– Sin albur, el camote es nutritivo?

Silencio sepulcral.