– Me levanté a las cinco de la mañana – dijo mi esposa
– Será porque te acostaste a las siete, dije yo.