Debo ponerme a revisar las listas de precios de uno de los clientes. Al mismo tiempo veo que me espera en este año. Es una situación extraña, y la situación extraña no es del cliente o del mundo. Mientras escribo nuevamente esta en los altavoces el segundo concierto para piano de rachmanninov, extraña elección para cambiar una lista de precios pero a la vez es lo mas normal.

Hora de poner calles de fuego. Programar, sacar los queyes, respaldar, modificar, afectar la vida de cientos de personas con el producto de mis manos.