Aunque llevo varios sitios en línea, quiza es el momento de retomar este, haciendo un paréntesis como el que a veces hago en el sitio sobre nagualismo.

He pasado unas tres o cuatro semanas extrañas en el trabajo en situaciones que hoy entiendo más. Al mismo tiempo estoy participando como espectador y quizá participante en un ritual antiguo de las antiguas palabras en Oaxaca; un proceso que seguirá todo un año. Al mismo tiempo estoy haciendo un trámite para un proyecto para algo que puede cambiar tanto mi vida laboral como familiar.

Y por otra parte, para reafirmar si mi capacidad de programación sigue siendo la misma, y es solo el corporativo el que carece de dirección de momento, me puse el reto, al no recibir ordenes definidas sobre los tres proyectos, de hacer un sistema completo y funcional sobre algo diferente, y en menos de 15 dias, a ratitos, hice un sistema de control de viáticos que quizá pueda venderse. Pero no por esta empresa ni corporativo.

Hoy salí a comer con mi antiguo jefe del trabajo de cuando estaba yo en Galletas Cuétara como DBA, amistad que perdura con el paso de los años a pesar de haber pasado ya mas de cinco años.

Hoy se trató de dar seguimiento a un proyecto de control de refrigeradores para una fábrica de lácteos. Ese proyecto se ve bien y probablemente tenga que abrir una empresa nueva, pero en este caso una SC, y la usaré para el derechos de autor de software.

En la plática salió después de pagar 385 pesos de unas hamburguesas en las memorables, cosas sobre nuestra salud y su familia. Probablemente el próximo mes iré con mi esposa a ver al dueño de la empresa en que está ahora; por lo visto está agradecido el señor desde que descubrí los datos de las amenazas que le hizo un imbécil por correo desde una cuenta de cablevisión.

Aunque normalmente no oigo música, probando una HP AIO 1026 , con mint isadora como sistema operativo, oigo un audio de la Oreja de Van Gogh, Sola, de A las cinco en el astoria, creo.

Música con algo salvaje en contraste a la música de la cantante anterior, Amaia Montero.

Por el momento entiendo mas cosas de mi vida y mi propósito.

Hace unas semanas, al iniciar los rituales en Oaxaca, me vi obligado a actuar como los tiempos de la sierra en Mazamitla/Tapalpa en Guadalajara; mi juventud. Y por otra parte , los análisis de sangre, orina y antidrogas , dicen lo de siempre. Buena condición física. 120/80 de pulso, 115/80 segun otra medida, a mis 40 años.

La semana pasada una persona que conozco que gana mas del doble o del triple que yo me pidió prestados 1000 pesos; no tuve problemas. Esta quincena la terminé con 2000 en efectivo.

Al ir a ver a mi exjefe, pasé por el cajero y saqué una parte de la quincena. El resto mañana porque pasé el límite.

Llego al trabajo, y veo un papel mal puesto. Noto que mi comprobante de sueldo está a la mano porque lo trajeron mientras salí a comer. Veo otro junto, a dos lugares de distancia, y lo veo. El jefe de la becaria y algunos programadores, al que pomposamente llaman “Gerente” gana 65% que yo.

Y no tiene mis prestaciones !!!!

Una de las primeras preguntas que me hago es que está pasando con la naturaleza humana. En este caso es evidente para mi que me pagan de manera proporcional a lo que hago.

Y entiendo que les pasa. Es la misma situación de mi madre queriendo que haga algo que no pienso hacer, y menos si está en otra ciudad, y es lo mismo que hace que en la comida de hoy, pensando en los rituales de las próximas semanas, tome como algo natural crear una PYME mas.

¿Que otra opción queda?

Para la mayoría es revolver su vida interna con su trabajo y no hacer bien ni su camino espiritual, ni su trabajo , si es que lo tienen.

Hace un momento pasa la asistente del director general de corporativo, que como no han repuesto la caja chica, que si cooperamos de 20 pesos mientras para un pastel en el piso (en su empres no han cobrado).

Le digo la verdad: Traigo solo de 500.

Le doy uno, y le digo que compre el pastel y me de el cambio mañana.

Que horror.

Tanta gente que se ve limitada en su camino, por la incapacidad de tener un trabajo.

Y el sueldo del “Gerente” mencionado, es mayor que el de muchas de las personas que conozco. La mayor parte de las personas tiran su vida y su dinero.

Y la vida fluye.

En medio de tantas centenas de millones de posibilidades de personas, muchos mueren de hambre por no poder moverse. Otros mueren o son asaltados por idiotas, y tener que tomar micro por no poder asegurar condiciones de seguridad.

Mi madre, jubilada, con una vida grande y vivida; pudiendo vivir sin saber porqué vivió.

Y sé porque vivo yo. Los rituales son solo una expresión diferente. Una persona que conocí hablaba de esa “tremenda verdad que nace de dentro”

y recuerdo un ejercicio de psicología de la empresa de hace unos meses. Resultó que a todos los problemas era lógico, pero usaba la palabra NO, y eso era queja de otros.

Mi trabajo es elegir a que le digo NO. Mi vida está frente a mí. La vida empieza a los 40s, dicen. En mi caso no es sorpresa, y lo que veo de momento es lo mismo que supe al tomar ciertas decisiones a los 17.

Y mientras… ni ser primo de un socio le sirven al Gerente para ganar lo que yo, y los rituales como los que estoy siendo testigo, y probablemente participante si no los aguanta uno de ellos, me recuerda lo que soy.

Los planes que hice hace 23 años empezarán a dar resultado en serio en el 2019 si me va bien, si no será hasta el 2021.

Tengo todo el tiempo del mundo.