Una de las ventajas que se tienen cuando un hombre solo combate contra tres o cuatro a la vez, es que la persona aislada no necesita coordinarse con los demás. Si se tiene el suficiente sentido comùn, experiencia y condición física, no es raro que un solo oponente pueda dominar a dos o tres. Rara vez se puede con cuatro a menos de experienci previa con artes marciales.

Básicamente uno de los secretos es mirar una cosa y hacer otra. Por lo general se ve al “lider” del otro bando , y mientras ellos suponen que la atención esta ahí, al venir el contacto directo se deja fuera de combate al oponente mas dèbil de los otros.. y de inmediato mantener la distancia otra vez.

Esto solo funciona si los oponentes no tienen armas de fuego. En igualdad de circunstancias de accesorios (armas/luz solar/ etc), lo anterior es válido. Diferencia de condiciones, hacen estúpido el combate cuerpo a cuerpo.

En asuntos individuales, uno contra uno, de la misma o diferente especie, se cifra el inicio de la práctica. Alguien que se dice maestro de artes marciales, y no gana torneos, simplemente tiene mucho tiempo libre buscando contacto físico.. pero no ha entendido de que va.

Es probable que la coordinación individual lleve a elegir batallas.

En cambio, los sistemas educativos actuales y vigentes desde los 1970s , bajan la dificultad de los exámenes para que sean del nivel de los peores alumnos de la clase. No está permitido reprobar, así que las calificaciones y grados de estudios son subjetivos, porque no demuestran ninguna coordinación ni memoria individual.

Así que se tienen maestros de artes marciales que insultan a mujeres.

Los sistemas educativos colectivos, resultan viciados.

Sòlo tienes una oportunidad en ellos si eres del primer cinco por ciento, y si vives de lo que estudiaste. No importa tanto las relaciones personales para ser efectivo, sino el ser capaz de hacer lo que debes hacer.

En circunstancias normales, alguien despierto no debe cargar a dormidos. Un equipo de cinco suele ser dos despiertos y tres dormidos.

Una persona alerta, es suficiente.