Hace unos minutos me acomodé “comodamente” a plenas 01:40 de la mañana para trabajar en la lista de 15 puntos que hice ayer en resumen con mi equipo de trabajo. Antes de que se fueran a comer ayer, le pedí a una persona que pusiera una columna extra de alcance (sobre si era el cliente tipo X, Y o Z), y que me lo enviara por correo. Yo no fui a comer por salir temprano. Obligaciones varias me impedían quedarme mas tiempo, y la idea era justamente resolver esas obligaciones, y a esta hora, sentarme a hacer los pendientes que me tocan de esa lista.

Y no lo envió.

Varios puntos eran menores, y solo tengo presente de manera segura al momento de la lista dos puntos mayores, y mi propia copia de los pendientes, sin la columna de alcance, está a 300 km de mi por ahora.

Asi que me tendré que enfocar en los dos mayores que tengo presentes, y le deberé jalar las orejas a alguien a las 9 que llegue al trabajo.

Aunque hoy yo y dos de los programadores entraremos a las 7 de la mañana, se van a desperdiciar tres horas de trabajo de la madrugada para la entrega de las once, por un error humano. Afortunadamente tengo presentes varios de los puntos que hay que hacer, y son muy claros, y reducidos, los que debe mostrar mi equipo a las 11. Solamente los dos que tengo presentes son obligatorios.